CONFRAS advierte sobre riesgos de crisis alimentaria en El Salvador



La Confederación de Federaciones de la Reforma Agraria Salvadoreña – CONFRAS, realizó una conferencia de prensa donde explicaba los problemas que atraviesa el agro en el país y las implicaciones que tendrán en la alimentación de la población salvadoreña.

“Los problemas de la agricultura se agudizaron a partir de que este gobierno eliminó programas que incentivaban la producción de granos básicos: el Programa de Agricultura Familiar, Acuicultura Familiar, Desarrollo y Modernización Rural, Atención Comunitaria y Amanecer Rural”, expresa Raquel Barahona, miembro del comité nacional de género de CONFRAS.

En El Salvador, en el año 2020 se apertura las importaciones de alimentos básicos, bajo el mandato de ex ministro Pablo Anliker, quien abrió el mercado de millonarias importaciones desde Sinaloa, México, dejando desprotegido el mercado nacional. Asimismo, el proyecto de presupuesto del próximo año, 2023, hay un recorte de los paquetes agrícolas que afectará a un estimado de 60,000 agricultoras y agricultores que no los recibirán.

“Estamos viviendo tiempos donde se cree que es más importante el bitcoin que la comida de la gente. La agricultura no es prioridad para el gobierno de Bukele. En enero de 2021, la anterior Asamblea Legislativa aprobó una Ley de Agricultura Familiar. Este gobierno la engavetó y no le asigna presupuesto para su implementación”, cita el comunicado de prensa de la confederación.

Otro factor que se suman para la crisis del agro es la cada vez más estrecha disponibilidad de tierras para la producción de alimentos. En este momento hay alrededor de 200 mil familias campesinas, donde la mayoría son mujeres rurales, que viven del cultivo de granos básicos, pero en tierras alquiladas.

A esta realidad se le suma las pérdidas de cultivos por la tormenta “Julia”. Ese fenómeno climático dañó a más del 50% de los cultivos del oriente del país y a un 30% a nivel nacional; por lo que las pérdidas totales podrían ascender a unos 6 millones de quintales de granos básicos, principalmente maíz, frijol y maicillo.